lunes, mayo 05, 2008

Cleptocracia vrs Progre-sía


La semana pasada se celebró el Día del Trabajo. En las tradicionales marchas observé la incursión de la clase política empecinada en hacer proselitismo “asolapado”, manipulando a las masas –como es su costumbre- para acumular a mediano plazo cuotas de poder.

Por un lado, el somero caso de la Presidenta del Partido socialdemo... perdón, quise decir Liberal y, por el otro, los bailarines de la UD. Éstos últimos con mayor presencia. Me cansa ver a los políticos en sus faenas cotidianas donde burlan la ley electoral en presencia de todo el mundo sin el más mínimo cuestionamiento. Por fortuna, no todas las manifestaciones alrededor del país albergaron el mal punto.

Donde se esperaba seriedad los diputados bailarines pusieron pachanga, algo fuera de lugar si consideramos que la dirigencia sindical está de luto por el asesinato de una importante líder como era Altagracia Fuentes (Ojo, recomiendo el link).

El semanal del Ejecutivo, en su quijotesca labor desinformativa, nos presenta otra versión oficial sobre la realidad hondureña. “Regala” apuntes y expone imágenes que favorecen sus intereses que no son otra cosa sino despropósitos, cuando casi todos los grupos obreros lazaron duras críticas al Presidente y sus funcionarios.
--------------------------------------------------

Vuelve el ataque contra la corrupción, esta vez por parte de un grupo de fiscales del Ministerio Público que se martirizan en señal de protesta. Luego de leer su sitio web donde exponen los objetivos y ver contra quienes luchan, tengo ciertas dudas sobre la efectividad de su ataque unidireccional.

Me pongo exceptivo pues detecto la política sectaria tras ellos-aunque no dudo de la buena intención de estos huelguistas -. Vemos otra vez, qué casualidad, a la UD metiendo mano y, nada menos, al Ejecutivo pujando por la separación de Leónidas Bautista de su puesto de Fiscal General del Estado. Se animaron éstos últimos. Escucharon por ahí que los huelguitas también pidieron la destitución de la Junta Directiva del Congreso Nacional, Micheletti incluido, con quienes han tenido encarnizadas disputas por el poder. ¿Será por eso que vemos tanta simpatía con los fiscales? Es un equívoco pensar que la política es asunto de desinterés individual, solidaridad y expresión caritativa.

Tampoco quiero dudar de la determinación del Pastor Evelio Reyes, pero aún así lo encuentro muy verde para esta cosas. El Cardenal Rodríguez tiene mucha experiencia en participar en las famosas comisiones y/o delegaciones donde, en mi humilde opinión, sólo ha sido manipulado por la clase política. El resultado: No se pudo disminuir la Cleptocracia. Por tal motivo ahora Rodríguez desconfía, quizá por dura experiencia, aduciendo respeto por al orden constitucional, ya que estas iniciativas suelen caer bajo maniqueísmos de las élites.

Los partidos políticos pequeños (UD incluido) no sufren, aparentemente, problemas con la corrupción. Es sencillo entenderlo: no han tenido suficiente PODER, como los dos grandes. Pero es indudable que lo buscan desesperadamente.

Saludos.

1 comentario:

LUIS AMÉZAGA dijo...

Hay que darles la oportunidad de corromperse. Y no nos defraudarán :)