martes, mayo 01, 2007

1 de Mayo, hoy como siempre

El día del trabajo es uno de esos días especiales, ante todo por las marchas que diferentes organizaciones de trabajadores realizan con la intención de protestar por la situación del país ante el gobierno de turno. Me llamó la atención el reportaje publicado en La Tribuna a la señora Altagracia Fuentes, la presidenta de la Confederación de Trabajadores de Honduras (CTH). Paso a citar algunos comentarios descritos en el reportaje:

En el último segmento de la respuesta a ¿Por qué la dirigencia obrera a perdido credibilidad? La señora comenta:

“…No jugamos papeles patrióticos, no jugamos papeles a beneficiar al pueblo, solamente a la postura de nosotros…”*

Obviamente se refiere a las dirigencias de estas organizaciones, una dura crítica. No sé cuál será su grado de responsabilidad en todo esto, de todas formas, estas y otras declaraciones no me sorprenden en absoluto.

De ser verdad, esto confirma mis apreciaciones sobre el papel que juega el elitismo gremial en nuestro país, donde las frase antes citada parece ser el lema oculto de muchas organizaciones y gremios profesionales que, a costa del pueblo, pretenden darse la dulce vida. Todo gracias a los beneficios brindados por los partidos tradicionales cuando están en el poder.

Veamos una pregunta sencilla con una respuesta de la misma naturaleza, pero contundente:

“¿Quedan dirigentes honestos?”
R/“En las bases sí hay bastante, la cúpula da tristeza.”*

Si la cúpula da tristeza por falta de honestidad, supongo que la deshonestidad produce mucha alegría por ahí. Por lo que leo parece que ser dirigente sindical es un “buen negocio” aquí en Honduras, no sé.

La siguiente pregunta me hizo mucha gracia. No tengo idea por qué se la formuló el periodista encargado de la misma.

“¿Cuándo el Proletariado va a llegar al poder?”
R/Cuando tengamos conciencia y seamos educados, si no lo hacemos nunca vamos a llegar”.*

Cuando lleguen a conseguir esa “conciencia y educación” me imagino que ya no se van a considerar proletariado. Pero si las cúpulas siguen dando tristeza como afirma esta señora, es mejor para Honduras que no lleguen nunca.

Algo puede quedarnos claro a los hondureños, la corrupción no es propiedad absoluta de partidos políticos, de sectores empresariales privados, sean estos nacionales o extranjeros, ONGs, etc; también los gremios de obreros y profesionales pueden verse infectados por este mal. Será difícil que alguien tire la primera piedra.

Saludos.
*Fuente. Diario la Tribuna, 30 de Abril, 2007, pag 8.

6 comentarios:

David Morán dijo...

Lamentablemente no pude encontrar el enlace de este reportaje en la versión digital de el diario La tribuna, para que se pueda apreciar mejor el contexto en que se basa mi entrada. Cuestiones de tiempo.

Saludos.

LUIS AMÉZAGA dijo...

Qué trabajo tiene la presidenta, a parte de hacer declaraciones el primero de Mayo? De qué se mantiene su organización? De las aportaciones privadas y voluntarias o de las públicas y obligadas. Por lo demás, muy sinceras sus respuestas, quizá demasiado para no ser desvergonzadas.

David Morán dijo...

Amigo Mickel:

En la entrevista se puede leer que tiene un negocio personal y “maneja una cooperativa con seis millones de Lempiras”. Trabajó para un hotel capitalino muy famoso. No tengo idea de dónde vienen exactamente las aportaciones a estas organizaciones, sin embargo, el reportaje me deja muchas dudas sobre el manejo limpio de esos fondos millonarios.

Puedo sacar una pequeña moraleja de esta entrevista: no importa si tus intenciones son buenas o son malas, poner cheques de mucha cuantía a título personal para recibir dinero de tu organización puede ser un error FATAL. No importa si todo el mundo esta de acuerdo con ello.

No se debe olvidar que se trata de disputas entre dirigentes sindicales poco esclarecedoras, a la larga, sirve para indicarnos que existe gato encerrado en todo esto, o quizá mas de uno, y roñosos.

Saludos.

Irina Orellana dijo...

Estimado David:

Lamentablemente en nuestro país, al igual que en otros, algunos dirigentes sindicales están bien "pagados", ya sea con favores y tratos especiales, o siendo parte de las tan mencionadas "planillas" del Gobierno", al igual que los periodistas.

Muchos dirigentes se sientan y comen en la misma mesa con las cabezas de los partidos políticos, y representantes del Gobierno, y no necesariamente para dialogar y negociar prevendas y beneficios laborales para las bases, sino para buscar beneficios personales.

Yo recuerdo todavía, algunos años de la guerra fría, (82 al 85) cuando los dirigentes sindicales eran mucho más comprometidos con sus bases, a tal punto que varios arriesgaron sus vidas y fueron a la cárcel por la defensa de sus derechos. Muchos forman parte de la lista de desaparecidos.

Creo que en Honduras estamos muy cortos de líderes y dirigentes que realmente tengan vocación por ayudar a sus compañeros, y sientan el deseo verdadero por mejorar las condiciones laborales de sus bases.

"El fin justifica los medios" sigue siendo la filosofía más aplicada en nuestro medio, no solo en las empresas e Instituciones de Gobierno, sino también en la empresa privada. Poca gente desea el bien del prójimo.

David Morán dijo...

Estimada Irina:

En efecto. Al parecer las cúpulas y las bases persiguen fines desiguales. “El fin justifica los medios” es la vía (clásica) más rápida para llegar al poder o enriquecerse, sobre todo para los mediocres.

Saludos.

cipote dijo...

pues, si, es terrible tener un cipote grande