viernes, mayo 02, 2008

El malvado Jeremy Clarkson

Si amigo lector, la estrella plateada del programa británico Top Gear es tremendamente cruel cuando se coloca frente al volante de los automóviles más caros y de alto rendimiento. No tiene ninguna misericordia de nada ni de nadie. Aquí abajo les dejo un video donde ultraja al Ferrari 599 GTB Fiorano, pero, con todo y eso, nos deja un bonito mensaje de lo que significa el placer de la conducción, ya verán con quién compara esta bestia tecnológica.

La versión va subtitulada:


Ah, por si tienen más ganas de ver otra dosis de mordaz crítica, también encontré la versión con “letritas” del Aston Martin DBS que ya había mostrado en el blog.

A pesar que los chicos de Top Gear se comieron vivo al “pobre” DBS, con algunas razones obvias, pues Aston Martin, la verdad, no construye deportivos purasangre, sino más bien Gran Turismos que es algo un poco diferente. El fabricante inglés construirá 300 unidades del DBS anualmente, y si usted amigo lector desea comprar una de estas maravillas tendrá que esperar hasta el 2012, pues todas las unidades hasta ese año ya han sido reservadas. La verdad, me parece una exageración. Estimo que su precio rimbombante ronda la cantidad de los 3 millones y pico de Lempiras!!!.

Parafraseando a Clarkson: Hace falta más que un cúmulo de matemáticas y ciencia, se requiere pasión, elegancia y estilo, corazón y “alma” en todas las máquinas que empleamos.

Saludos.

2 comentarios:

LUIS AMÉZAGA dijo...

Qué nuevo porte se gasta usted en la foto. Así cualquiera conduce uno de esos coches que nos regala... a la vista ;)

Y sí, las máquinas tienen que llevar nuestro talento en el diseño, o se nos rebelarán.

David Morán dijo...

Amigo Mickel:
"El hábito no hace al monje pero marca la diferencia". Dicen.

Por supuesto, ambos sabemos que existe literatura que intenta vaticinar la insurrección tecnológica.

Será bueno, con tal no acabe como una marcha sindical...

Saludos.