jueves, julio 16, 2009

Boicot

La crisis política que atravieza Honduras se podría recapitular de esta forma: Un presidente intentó, abusando de su autoridad, dar un autogolpe tomando como medida falsos instrumentos democráticos. Con el fin de proteger la actual Constitución, las autoridades competentes deciden emplear un método inconstitucional y separan al golpista del cargo. Es decir, un contragolpe.

Este enredo lo creó la misma clase política hondureña, auspiciada por ciertos grupos de poder y el chavismo extranjero.

Si nos aferramos a la Constitución, a todas las partes involucradas se les debe deducir responsabilidades. Sin embargo, hay que ser realistas, esto no sucederá. La impunidad posee larga vida en Honduras. A menos que ocurra un milagro.

Si Zelaya no regresa al poder, habrá consecuencias difíciles de enfrentar; y si regresa al puesto, vendrá una gran crisis en este pequeño país. Es decir, cualquier resolución implicaría ausencia de estabilidad política, creo.

La comunidad internacional, con su mirada fija en la punta de iceberg, Zelaya en piyama, pretende imponer al presidente ilegítimo, esto con el fin de maquillar la supuesta estabilidad democrática en América Latina.

Queda al desnudo el parcialismo, la miopía y la doble moral en algunas burocracias internacionales, como ser la OEA que, antes del conflicto, era un elefante blanco.

Ahora se percibe un intento por boicotear la salida consensuada, la labor del Presidente Arias quien busca una vía pacífica al conflicto, pues el presidente depuesto de Honduras llama a la insurrección, cosa que desea evitar la comunidad internacional, ya que incita a la violencia.

Veremos atentamente cómo se maneja el conflicto, al cual no le miro lado justo, sino conveniente.

Saludos.

4 comentarios:

Antonio Torres Rodríguez dijo...

Bueno, la violencia hay que aceptarla, si se acepta el chavismo. Los mártires y las represiones siempre han ido de la mano de los totalitarismos. Sino que se lo pregunten a Fidel, cuando quiso imponer a Allende el uso de la violencia contra las mujeres que se manifestaban en Santiago ante la falta de alimentos. Castro visitaba Chile y quiso ver la manifestación, y cuando tuvo lugar le dijo a su homologo que no podía permitir que se manifestasen, que los reprimiera por la fuerza, a lo que Allende le respondió: Aquí el presidente soy yo.
Que pena que los buenos dirigentes se vayan demasiado pronto y los malvados duren una eternidad.
Un abrazo, amigo.

LUIS AMÉZAGA dijo...

Lo que mal empieza...

Julio dijo...

Hola

Einstein: "Sólo dos cosas son infinitas: el universo y la estupidez humana, pero de la primera no estoy muy seguro".

Lo que pasó en Honduras yo lo resumiria como la demostración de la infinitud de la estupidez.

La oposición a Zelaya, teniendo el control casi unánime del Congreso, de la Corte Suprema de Justicia, el Tribunal Electoral, la Fiscalía General de la República, el Procurador de los Derechos Humanos, el Procurador General de la República, de la mayoría de la población, según las encuestas, y de las Fuerzas Armadas, no se les ocurre mejor solución que secuestrar, via militar, en horas de la madrugada, al Presidente, expulsarlo forzosamente del país y dejarlo en ropa de dormir en Costa Rica.
Es el verdadero triunfo de la estupidez. Tenían todo para hacerlo bien y lo hacen estúpidamente mal.
La oposición hubiese perfectamente podido, en el marco de la Constitución y las leyes, iniciar un procedimiento legítimo, para procesar a Zelaya. Ahora tienen que hacer todo tipo de maromas y acrobacias para tratar de justificar lo injustificable.

David Morán dijo...

Hola Julio:

Interesante tu síntesis del artículo del diario El Universal de Venezuela

Por cierto, el autor es un tal Sadio Garavini di Turno.

Te faltó agregar esto también:

No hay ninguna duda que el presidente Zelaya estaba embarcado en un proceso inconstitucional.

A parte de...

La estupidez de los que tomaron la decisión de defenestrar a Zelaya ha creado, paradójicamente, las condiciones para que Chávez, el teniente coronel golpista de 1992 y el violador constante de su constitución, conjuntamente con el sátrapa dinástico comunista cubano, se rasguen las vestiduras en la defensa de la democracia hondureña.

Como no tengo tiempo de responder a tu “cita”, mejor te enlazo este otro artículo del mismo diario que se titula:

A todo Gorila le llega su Honduras del señor Romer A. Romero-Martínez.No hace falta que lo resuma, para que nadie tergiverse la esencia del mismo.

Y así hay muchos más en ese medio de comunicación con la misma idea a favor de nuestro país.

Saludos.