jueves, mayo 15, 2008

Protestas Competitivas


En Honduras se han puesto de moda las marchas y protestas. Una necesidad ante los claros síntomas de inestabilidad política y deterioro social.

En Tegucigalpa marchan y pasan hambre voluntaria quienes pelean contra la corrupción de unos sobre la de otros. Inclusive, aunque tengan que invocar a la diosa Temis fuera del marco jurídico. Pero para eso mejor mandar la Constitución de la República al basurero o emplearla de papel higiénico en el baño. Se alegran aquellos que piensan que por podar el árbol de la podredumbre moral viviéremos mil años de paz apocalíptica. Aleluya.

Desfilan rojinegros influenciados por la izquierda política, financiados sabrá usted por quienes y para colmo, con tiempo prestado. Ahí van algunos con sus caras tapadas al son de la valentía anónima.

En San Pedro Sula, capital del progreso industrial, la competitividad empresarial los obliga a crear otra propuesta social que al Ejecutivo no le calza en la zurda. Ya no se soporta, en verdad, tanta delincuencia e incompetencia policial y jurídica. Esta marcha auspiciada seguramente por la derecha política temerosa de un posible declive en el orden constitucional. Los jampedranos van marchando sin máscaras, de blanco neutral que alude en cierto modo los gritos capitalinos. Su manifestación me sabe al pudín de comidas rápidas.

Marchan cada quien con sus curas y pastores, con sus héroes y mártires, con sus políticos encubiertos o destapados.

Usted puede escoger la que guste: la una, la otra, las dos revueltas o ninguna. ¿En verdad será esto un autentico despertar cívico o simplemente un teatro bien montado donde nos manipulan a todos?

Lo cierto es que en Honduras pocos pueden darse el lujo de protestar.

Saludos.

4 comentarios:

LUIS AMÉZAGA dijo...

Claman por la paz por las calles...¿Honduras está en guerra?

Nombres y apellidos bien dichos es lo que se necesita. Nombres y apellidos.

El que no llora, no mama, señor Morán :(

David Morán dijo...

Amigo Mickel:

Honduras viven tiempos de mucha violencia, de corrupción, pero sobre todo lo último, que también podría contaminar con intereses ocultos las marchas y protestas.

Como decía un veterano periodista: "Hemos llegado a tal nivel de corrupción que los mismo corruptos piden combatir la corrupción".

No me niego a la protesta, desde aquí la pongo, sino al maniqueísmo que hacen los políticos en la misma.

Todos sabemos nombres y apellidos de quienes trastabillan el progreso de este pueblo, pero hay que hacer justicia desde la vía jurídica, y ésta se encuentra fuertemente contaminada.Si lo hacemos por fuera, como algunos insinúan ¿Para qué necesitamos constitución?

Seguro eso es lo que pretenden algunos para alcanzar el poder ya que la democracia no les favorece.

Saludos.

Dark Knigth dijo...

ummm, y si, a esos movimientos se suman personas que yo detesto, como los araganes del movimiento estudiantil de la Autonoma, los araganes de los maestros, los radicales e iletrados del bloque popular, pastores con billete y demás.

pero igual, ellos hacen algo, es algo que yo no puedo decir que hago.

Como decía alguien por ahí: Para que los malos ganen, basta con que los buenos no hagan nada.

David Morán dijo...

Dark:

Más claro no pudiste ser al describir a estas personas.Salvo que existe un problema de perspectiva. Ellos, los que mencionas, están convencidos que son los buenos y quienes les cuestionan sus métodos los villanos de la película.

De ese "algo" es lo que dudo a veces, pero no pierdo la fe en que tengamos logros en el futuro.

Saludos.