jueves, agosto 24, 2006

El pequeño Plutón.


Para variar un poco los temas, hoy quiero comentar una noticia curiosa que me encontré por ahí. La Unión Astronómica internacional, luego de intensos debates, decidió quitarle su categoría de planeta a Plutón, reubicando a este en otra similar pero de menor grado. La disposición se debe a que Plutón ya no encaja en los nuevos criterios que actualmente manejan los expertos en esta rama científica. Por lo que ahora sólo existen 8 planetas oficialmente reconocidos.

El enunciado no me extraña, desde hace años vengo escudando rumores acerca de las nuevas consideraciones para este planetilla. El pobre Plutón fue degradado a lo que parece ser un planeta enano o menor, igualándolo casi a ciertos asteroides que lindan nuestro amado sistema solar.

Aquí podemos apreciar un claro ejemplo de cómo la ciencia avanza en cuanto a comprensión del universo (el cual nunca terminará de entender), renovando sus criterios, fortaleciendo las teorías planteadas o, inclusive, desacreditándolas según pruebas o resultados. Así avanza la ciencia en busca de la verdad y el por qué de las cosas; mediante la objetividad, imparcialidad y un carácter científico empleado a fondo en el trabajo. Especialmente cuando no esta bajo la total influencia de maniqueísmos religiosos, políticos, ideológicos o comerciales. Digo influencia total y no parcial, puesto que es importante reconocer que sin estos cuatro pilares de poder tampoco llegaríamos tan lejos.

La renovación y revalorización de criterios son constantes en el mundo científico, en ocasiones la modificación de ideas con respecto a el fenómeno en estudio se simplifica a un mero cambio de perspectiva, ampliación de las definiciones teóricas y la implementación de nuevas denominaciones para determinado objeto o fenómeno. No obstante, por muy pequeños que sean los cambios, estos puede ser cruciales. Resulta, en mi opinión, mas fácil para ciencias tale como la física, que logran postular leyes, llegar a acuerdos concretos, que en el campo de la ciencias sociales, especialmente en la psicología, donde podemos estudiar e interpretar la conducta humana y otros procesos mentales desde diferentes posturas teórica sin llegar a una clara y total ley que nos encuadre a todos. Esto, por supuesto, se debe al caprichoso ser viviente que por lo general le interesa estudiar.

Y hablando de ciencias sociales, políticas, económicas y quizá hasta ocultas, me pregunto cuáles serían los criterios en dichas ramas para considerar a una población humana que se dejan mangonear por políticos nefastos un país de VERDAD. Porque si empleáramos los criterios de Libertad, soberanía e independencia para definir tajante mente una nación, a duras penas Honduras podría calzarlos;. Pues en esos aspectos andamos chuñas (descalzos) dando tropiezos con la incertidumbre. De seguir así como vamos, no me extrañaría que nos quiten la categoría de país y corramos una suerte parecida a la del enano Plutón. Nos tomarían como poblaciones que habitan en pequeñas dependencias o feudos. Disculpen que haga un giro tan grotesco como este, pero han de comprender mis lectores que tengo como norma para este blog no dejar de lado mi realidad circundante y contrastarla (irónicamente) con las buenas nuevas que nos llegan desde afuera.

Sólo espero que oficialmente no perdamos la categoría.

Saludos.

4 comentarios:

Irina Orellana dijo...

Estimado David:

Que interesantísimo me ha resultado tu post de hoy. Es mi nueva lección del dia!

Lo que mencionas en relacion a nuestra categoria de pais, lo podemos tambien complementar con el "nivel" o "tipo" de democracia que vivimos en nuestra querida Honduras. Cuando tenemos la suerte de ir a los países mas desarrollados (que tambien tienen sus problemas, ya que en ningún lugar existe la total perfección), nos damos cuenta que en nuestro país carecemos de los derechos mas fundamentales, descritos explicitamente en nuestra constitucion: educación, salud, trabajo, entre otros.

La pobreza que tenemos es tan grande (como resultado de un empobrecimiento causado por grupos de poder que en lo absoluto aman esta patria) y las diferencias entre los que tienen y lo que no, son tan insultantes, que cada dia me cuesta creer que vivimos en un país democrático. El tal país "cinco estrellas" está cada vez más lejos.

Honduras y su gente merecemos mejor suerte, no crees?

LUIS AMÉZAGA dijo...

Bien planteado el tema, y bien apuntada la diferencia entre "verdades" de las ciencias casi exactas, de las cambiantes como cambiantes son los "objetos" que estudian. Somos tan predecibles y al tiempo, tan veleidosos.

Fíjate, ingenuo de mí, que aún estamos dándole vueltas al Plutón y a nuestro humilde sistema solar, cuando creía que ya andábamos con los ojos puestos en otras galaxias. Pero no es así. Aún lo más cercano precisa revisiones. ¿Y ahora qué hago con la carta astral que un barbudo con sombrero me hizo hace años, donde un aspecto fundamental de mi trayectoria estaba basada en un trígono de plutón con saturno y urano. Qué desilusión, se me caen los planetas encima :)

Anónimo dijo...

http://www.myfilestash.com/userfiles/careto/catrachos.wma

Anónimo dijo...

.wma