lunes, julio 10, 2006

Italia Campeón


Terminó el mundial de fútbol y lo disfrutamos cuanto pudimos. La espera duró cuatro años y el “éxtasis” a duras penas alcanza el mes, así es la vida. Valió la pena ver algunos partidos (de mayor relevancia por supuesto) donde intervinieron las selecciones que consideraba favoritas, mismas que dieron, hasta cierto punto, la talla, incluso una de ellas llegó a ser campeona del mundo.

Mis felicitaciones para los italianos que hoy son tetracampeones del mundo, este pírrico triunfo los pone a un paso de Brasil, el rey de copas. Como decía Chelato Uclés el día de ayer en un programa de la TV, estamos muy acostumbrados a ver un estilo de fútbol de toque, bonito, dinámico, al estilo sudamericano; por tanto, nos resulta justo que el equipo que plantee dicho esquema gane el partido, pero no siempre es así; Italia luce, en primera instancia, un estilo de juego poco vistoso pero efectivo cuando de resolver problemas se trata. Al fin y al cabo, esto se gana con goles, aunque esto signifique sacrificar el espectáculo.


La escuadra italiana tiene mucho mérito en ganar la copa ya que logró soportar con estoicismo los ataques perpetrados por el equipo francés que, en mi opinión, fue muy superior tanto en el segundo tiempo como en el suplementario. Sin embargo, ganar la copa del mundo por penales me parece una tremenda barbaridad, algo que no enriquece al fútbol para nada. Creo que los partidos, sobre todo las finales de copa del mundo, se deben ganar jugando, y no en una lotería que bien se puede comparar con un juego de cartas de esos que solía perder a menudo cuando era más joven. Esta, definitivamente, no era la aguerrida Italia que jugó ante Australia ni mucho menos la que eliminó al equipo de casa. Si me dan a escoger, me quedo con el partido por el tercer puesto.


Para mí, esta fue una final agridulce, ya que Zidane no logró culminar su carrera como era de esperarse, aún perdiendo ante el enemigo en la cancha él hubiese sido el más glorioso de todos los jugadores. Sin embargo esto no apaña su gran calidad e ingenio sobre el campo de juego que lo consagra como uno de los mejores jugadores de la historia, junto a Maradona, Pelé y otros.

De Brasil…lógico, le tocó jugar con equipos de medio nivel (si me permiten la expresión), levantando grandes pero falsas expectativas entre algunos de sus más apasionados seguidores; a la hora de enfrentarse con una potencial, de igual a igual, cayó. Lo mismo le sucedió a España. Devolver a la realidad a los aficionados y seguidores de otras selecciones, así como también resurgir entre las calcinantes críticas venidas desde su propia tierra, es el mérito que le valió al equipo Francés para convertirse en el nuevo pero tristemente célebre subcampeón mundial.

Mis felicitaciones también van dirigidas al amigo Mickel por tener pronósticos tan acertados en el fútbol, supongo que sabe bastante del tema, porque ya había presagiado la victoria de los italianos antes de empezar el campeonato. Espero que me vaticine un futuro discreto pero próspero al lado de una bella chica y conduciendo un elegante Aston Martin, que no es mucho pedir.

Saludos.

3 comentarios:

LUIS AMÉZAGA dijo...

Me quedo con el partido de Alemania-Italia. Fue el mejor desde mi punto de vista. Francia ha hecho un grandísimo campeonato, y me río de la crítica de que son viejos. Nuestros "jóvenes" jugadores españoles no juegan ni trabajan como los galos ni en el primer minuto de partido. Supongo que Francia tardará muchos años en volver a sacar un grupo como éste. Los italianos ya llevan cuatro campeonatos, a uno de los brasileños. Dos maneras de entender el fútbol diferentes, pero ambas, eficaces.

David, lo del coche y la chica, dalo por hecho. ¿Algún deseo más?

Tokio Joe dijo...

qué tan cierto es eso que el Italiano le gritó terrorista a Zidane y de ahi el enojo ?

David Morán dijo...

Amigo Mickel, gracias por tus augurios, la verdad es que con eso me basta.

Tokio, leí en un diario que Zidane se disculpó con los niños del mundo por su acto, sin embargo se justifica argumentando que fue provocado por el jugador italiano con insultos que no pudo soportar. Ni modo, pese a lo acontecido en ese desafortunado retiro del fútbol considero que Zidane fue el mejor jugador (o al menos el más valioso para su equipo) del mundial con o sin premios de balón de oro.

Saludos.