lunes, mayo 29, 2006

¿Qué hay de la licitación?

Me llamó mucho la atención un artículo que leí en La Tribuna titulado “www.pdvsa.com” escrito por el señor Rodolfo Dumas Castillo, en donde expone el tema de la tan esperadas (para algunos) relaciones comerciales de Honduras y Venezuela, de forma particular entre la empresa Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA) y nuestro actual gobierno.

Al igual que el señor Dumas, pienso que los medios informativos hondureños han acaparado la atención sobre el asunto, incluso más que el propio proceso de licitación, el cual, como todos sabemos, sirve para elegir el servicio más adecuado. Con el revuelo de la noticia, según mi opinión, da la impresión de que nuestro único y casi seguro abastecedor de petróleo será PDVSA. Me arriesgaría a decir que nos están preparando para asimilar el asunto.

Dumas informa que la PDVSA está bajo la influencia política del presidente venezolano Hugo Chávez. Para corroborar la sospecha el columnista investigó en el sitio web de la compañía donde, según él, se puede verificar tal aseveración. Dicho comentario no me extraña. Es bien sabido que Chávez está metiendo mano en los asuntos políticos de otras naciones latinoamericanas. Incluso, se sabe que respalda a candidatos de partidos con orientación izquierdista y demerita e insulta a los opositores de estos, todo con el fin de levantar un frente en contra de los Estados Unidos.

El asunto me causa cierta aprensión, desde que Mel Zelaya y Chávez se entrevistaron en aquella cumbre de presidentes latinoamericanos con la Unión Europea. Chávez declaró que estaba dispuesto a colaborar con Honduras para abastecernos de petróleo, también dijo que los latinoamericanos vamos hacia una segunda independencia, y que a la misma nadie la podía detener. Una indirecta que no puede ser más directa, digo yo. Días después Chávez intenta endulzar el oído a Mel llamándolo “valiente” por considerar la negociación con dicha empresa dentro de la licitación, aludiendo así la presencia gringa en Honduras. Primera vez que escucho elogios por parte de Chávez hacia un presidente cuya tendencia política no es precisamente la suya, por lo general lo oigo vociferar improperios tales como “Ladrón”, “corrupto” o “Cachorro del Imperio” hacia otros colegas. Ah, pero si es que le vamos –supuestamente- a comprar petróleo barato ¿Será por eso?. No quiero ni pensar en lo que responderá Chávez a Mel si PDVSA no sale favorecida en la licitación. Más flores para Mel, seguro que no.

Veo que Chávez interviene en asuntos internos de algunos países latinoamericanos disfrazando sus pretensiones políticas como asuntos meramente comerciales, pero se le escurre la verdad tras sus declaraciones de doble sentido que gusta dar, irresistibles para la prensa. En el caso de Honduras es de aprovecharse, nuestra problemática energética y económica tiene entre la espada y la pared al gobierno liberal, es lógico que intente tomar medidas rápidas para solucionarlo. Dumas hace la pregunta del millón, pregunta que debemos hacernos los hondureños, aquí la reproduzco porque creo que es válida:

¿Nos conviene a los hondureños suscribir acuerdos con un gobierno cuyo principal dirigente, lejos de unir a Latinoamérica, cada día parece dividirla más?

El intervencionismo de un estado extranjero en la política hondureña no es una novedad, pero claro, ningún gobierno o estado con medio cerebro sería tan estúpido para admitir que interviene en la vida política de otro a pesar de estarlo haciendo. Por ello hay que estar pendientes de las jugadas de los políticos de afuera, porque a la larga no desean otra cosa que más poder para ejercer mayor dominio sobre los pueblos sin ningún escrúpulo.

Considero que el actual gobierno de nuestro país debe actuar con prudencia y no reforzar los ideales e intenciones asolapadas de otros gobiernos, sean quien sea, recordemos que lo barato podría salirnos caro.

Saludos.

3 comentarios:

LUIS AMÉZAGA dijo...

Como bien dices, Chávez está usando las transacciones comerciales, el manejo de la energía para hacer política de revolución bolivariana y antinorteamericana. Ya está consiguiendo sus apoyos en varios países latinoamericanos, incluso europeos. Sin ir más lejos, nosotros los españoles (debvido a nuestro héroe de cómic) le vendemos aviones, barcos de guerra, submarinos y armas. Y encima le hacemos la pelota. Somos una pena. Ya veo que en Honduras hay voces que tienen muy bien diagnosticado el problema, ahora hace falta no caer en la demagogia populista y arrasadora de estos dictadores que manejan el gas y el petróleo. Comercio sí, venta de la dignidad, no.

Irina Orellana dijo...

Estimado David:

Ojalá que el proceso de la licitación sea completamente transparente (mira que idealista que soy!)...esperemos que esas compras de combustible no salgan a la larga, mucho mas caras. Ya tenemos demasiado los hondureños y hondureñas, pagandolo casi todo, mucho mas caro de lo que debe ser.

He leido que ya existe una comisión de profesionales para manejar el proceso de la licitacion. A ver como nos va. Creo que la paticipacion de la sociedad civil será muy importante en todo esto, para que al final no traten de "darnos atol con el dedo".

Saludos!

David Morán dijo...

Amigo Mickel: En aquellos días gustaba en realizar fatuos intentos al estilo épico y un tanto apocalíptico, ahora no lo publico, en poco de vergüenza creo.

Don Michi. El encantador siempre ha estado ahí, supongo yo.

Amigo Mickel: efectivamente, viejos frentes pretende resurgir en Latinoamérica, no con intenciones de progreso, sino con el ideal de expandir su poder. En cuanto a la demagogia populista te diré que existen muchos ya seducidos por voces supuestamente libertarias. Desde hace mucho escuchamos sus deseos por “comprarle petróleo a Chávez”, ahora el sueño parece que se les cumplirá. Comerció sí, política, ya estamos hartos aquí.

Irina: A ver si funciona la supuesta democracia participativa, aunque la democracia no es una garantía absoluta.

Saludos.