jueves, diciembre 29, 2005

Atracos



Me sorprende el grado de delincuencia que azota a Tegucigalpa, por no decir que a todo el país, hoy es muy difícil encontrarse con una persona que no haya sido víctima de un atraco, creo que casi todos podemos contar una o varias anécdotas personales relacionadas con este tema.

El crimen se extiende y se diversifica, hoy tenemos las maras, los roba autos, los asalta bancos, los secuestradores; en fin, una gran variedad de formas de delinquir tienen a nuestra sociedad entre la espada y la pared, mientras la policía, a pesar de sus múltiples esfuerzos, no logra controlar este flagelo. Por eso no me extraña que muchas personas tengan actitudes sumamente desconfiadas cuando salen a la calle, a la hora de comunicarse con otras personas y teman frecuentar ciertos lugares o emplear algunos medios de transporte.

El gobierno nacionalista de Ricardo Maduro (el cual está a pocos días de finalizar), enfocó gran parte de sus esfuerzos en combatir la delincuencia, vamos a decir, de forma directa, para ello se valió de nuevas legislaciones y ordenanzas que, en su momento, dieron resultados plausibles. Sin embargo, la delincuencia continúa y parece que en esta época del año se ha incrementado bastante.

Para mí el hecho de capturar, encarcelar y enjuiciar a un sujeto por cometer actos delictivos es un procedimiento meramente punitivo, sin embargo no previene que sucedan tales hechos, a pesar de que existe una sección de la policía que supuestamente tiene esta responsabilidad. Pero bueno, no le vamos a achacar toda la culpa al cuerpo policial ni al ex ministro de seguridad Ricardo Álvares, el cual, según me dijeron, dice estar amenazado de muerte por el mundo del hampa.

Esta situación se agudiza así como empeora la economía de la nación, la delincuencia tiene una cara tan mala como el estado de la educación académica, la educación familiar y, por ende, los principios morales y éticos que muchas veces evitan que nos metamos en aprietos, permitiéndonos una mejor adaptación en relación con la exigencias de la sociedad moderna, que de pacifica no tiene nada. Y todos estos aspectos no son responsabilidad de la policía, a veces ni del gobierno.

Recuerdo que hace poco me asaltaron en los buses de trasporte público, me “encañonaron”, me quitaron el celular y parte del dinero que andaba. Digo parte porque la otra la supe esconder, tanto así que ni yo mismo me acordaba en qué parte de la billetera lo tenía, eso me salvó de perder otros 300 Lempiritas. Hoy en día prefiero cargar dinero en partes insospechadas, aunque después el papel moneda huela medio raro. Gracias a Dios no me robaron la vida, por ello me encuentro agradecido. En el futuro tendré que ser más cauteloso y precavido. Así veo el panorama estimados lectores, parece que en los autobuses la vida no vale nada, o te asaltan los ladrones o te matas gracias a la imprudente forma de manejar que tienen algunos motoristas. Y es que aquellos que andamos medio “acabados” tenemos forzosamente que “Busear”.

No me avergüenza decir esto sobre mi país, sé que no es el único que posee dicho problema, creo que de existir Batman, Superman o el Hombre Araña sus extraordinarios esfuerzos no aportarían mucho en contra de este flagelo, después de todo, ¿Qué serían ellos sin los delincuentes?

Muchos saludos.

Foto extraída de: policíaciutadela.org

9 comentarios:

Irina Orellana dijo...

Estimado David:

Es triste realmente, darnos cuenta que casi todos y todas en Honduras, hemos pasado muy malas experiencias con los delincuentes.

Lo peor del caso, es que cuando te roban, pierdes documentos personales importantes, que en el contexto Hondureño, son valiosisimos, debido a lo complejo y tedioso que es reponerlos, empezando con la tarjeta de identidad. Así que el dolor de ser asaltado, se magnifica con la pérdida de los papeles personales.

Yo tengo mi carrito, algo viejito, pero me saca de apuros. Sin embargo, siempre debo estar a la expectativa, ya que la nueva modalidad de asaltos es a través de motociclistas bien armados.

Ojalá que el Gobierno entrante siga luchando contra la delincuencia, de todos los tipos (tanto ladronzuelos de las calles, como los de cuello blanco), y a través de estrategias punitivas como preventivas, generando más empleo y mejorando en consecuencia, la calidad de vida del pueblo pueblo.

LUIS AMÉZAGA dijo...

Hace poco leyendo un artículo sobre tu país, descubrí una cifra que me dejó estupefacto. "120" muertes al mes de media provocadas por las maras. ¿Es una cifra creíble? No me imagino cómo un país puede soportar semejante presión delincuencial sin rebelarse. Si el gobernante y las leyes no pueden mantener un mínimo de seguridad ciudadana, cualquier cosa que hagan o digan, no me vale. El difícil equilibrio para el 2006 será el de Libertad-Seguridad. Si no sabemos resolverlo adecuadamente, es posible que muchos pensemos que sale más rentable ser delincuente que honrado.

José Luis Contreras Muñoz dijo...

La misma situación ocurre en nuestro pais,
+Saludos

David Morán dijo...

Amigo Mickel, ya veo que estas algo interesado por la situación social de Honduras, que bueno. Desconozco la fuente de donde extraes ese dato estadístico, simplemente te diré que a diario salen publicados en los diarios asesinatos relacionados con estos grupos o bandas criminales. Por lo que en nada me sorprendería que este dato sea autentico o este estrechamente relacionado con la realidad.

El gobierno de Maduro fracasó en el aspecto de seguridad a pesar de sus esfuerzos, pero para nada sirvieron; al final, toda esa supuesta lucha se echó en saco roto, mientras que la propaganda de su ex -candidato no pasó de ser la misma batería de promesas demagógicas.

Otra cosa, yo también me sorprendo del sopor pasotista que tenemos en nuestra cultura y del pérfido “daejadismo” en que hemos caído, soportando todo mal que nos venga. Eso pensé hasta que hace poco, cuando los taxistas y otros grupos pusieron de rodillas al gobierno, realizaron un paro y tomas de calles a causa de los injustos incrementos a los combustibles. Lógicamente, el gobierno se vio obligado a hacer las rebajas correspondientes.

Esperemos que estas actitudes de grupos sociales organizados se multipliquen, siempre que sean a favor de todos los hondureños.

Michi dijo...

Los atracos suelen ser con armas de fuego? :(

David Morán dijo...

Hay de todo Don Michi, pero las armas de fuego son las preferidas por las bandas de asaltantes. Van desde las 9 mm hasta las AK-47, pero estas se ocupan para asaltos u otros crímenes de alta escala.

Michi dijo...

Glub, son faciles de conseguir (Estilo USA) o nolas puede tener cualquiera?

wilson dijo...

Hace poco se reunieron representantes de las policías de diversos paises en España con el fin de compartir datos sobre estas bandas. A España le interesa sobremanera conocer cómo actúan pues poco a poco se están asentando en ella.

Puedo adelantarte que el vocablo "mara" aún no es muy conocido por la sociedad española pero ya es temido por las fuerzas policiales. No en vano este grupo tiene una larga historia a sus espaldas.

Tbo dijo...

Eso de encañonarte..., lo dices en serio, con pistola, pues si que es peligroso aquello, parece el far west